La tecnología en la vida cotidiana

Administrator
La tecnología en la vida cotidiana
La tecnología en la vida cotidiana

La tecnología en la vida cotidiana

52 Visitas


Conversar, buscar en un mapa, extraer información, gestionar trámites… Todo esto se puede realizar desde la comodidad de nuestros celulares, de manera rápida, económica y simultánea. El Smartphone es un arma que ahora debemos explotar.
Quiero compartir una anécdota personal para ilustrar cómo la tecnología, y en particular las redes, están cambiando aceleradamente nuestra relación con el mundo. En un país donde Internet es usada por dos tercios de la población, solo podemos esperar que la cifra crezca. Aunque le parezca raro, si tiene más de 40 años, pertenece al 38% de personas que usan las redes. Si es menor, pertenece al 80%. Aquí un ejemplo:

Una amiga de mi hija, peruana pero que vive en el extranjero, estaba de visita en nuestra casa. A las nueve de la noche me cuenta que al día siguiente tenía una cita en la embajada norteamericana por un tema muy importante y tenía que presentar una serie de papeles, entre ellos, su partida de nacimiento.

El problema era que se acababa de dar cuenta que no la tenía consigo. ¿Qué hacer? Recordé que RENIEC tiene máquinas que pueden imprimir la partida, pero solo de algunos distritos. Acá viene el primer acto tecnológico. Ella estaba chateando con su papá (que vive también en el extranjero) y le preguntó en qué distrito estaba inscrita. Identificado el lugar teníamos que ver sí ese distrito aplicaba y donde estaban las máquinas del caso.
 
Segundo acto tecnológico, entramos a la página web de RENIEC para averiguar sobre el servicio y dónde estaban ubicadas las máquinas. Había varias alternativas ubicadas en diversos centros comerciales, pero ya eran las 9:30 pm y preocupaban las distancias. Waze nos ayudó, en el tercer momento tecnológico, a calcular cuál de las alternativas, en ese momento del tráfico de Lima (era jueves), era las que menos tiempo tomaba. Cuando vimos que el Real Plaza del Centro Cívico era el lugar más cercano, ahí nos dirigimos para cerrar la noche con el último evento tecnológico, la impresión en segundos de la famosa partida de nacimiento. En una hora y cuarto hicimos uso del chat, la web, un aplicativo como Waze y la impresora de partidas de nacimiento. El olvido de un documento se convirtió en una pesadilla que fue conjurada a punta de respuestas tecnológicas. Lo bueno es que la alegría posterior fue totalmente off line.

Suscríbete






Comentarios: