El lado obscuro del liderazgo

Administrator
El lado obscuro del liderazgo
El lado obscuro del liderazgo

El lado obscuro del liderazgo

480 Visitas


¿Con cuántos casos tiene que lidiar un profesional de Recursos Humanos en el día con día por acoso, faltas de ética, actitudes violentas o discriminación por parte de aquellos a quienes llamamos líderes? Entender los efectos y el daño que puede ocasionar un mal líder es algo que requiere atención.
¿Con cuántos casos tiene que lidiar un profesional de Recursos Humanos en el día con día por acoso, faltas de ética, actitudes violentas o discriminación por parte de aquellos a quienes llamamos líderes? Entender los efectos y el daño que puede ocasionar un mal líder es algo que requiere atención. De acuerdo con Jackson & Parry (2011), un gran porcentaje de gente está liderada por malos líderes que emplean mecanismos como la coerción y el terror (p.39). ¿Es el mal liderazgo la causa de muchos de los problemas que enfrentan las organizaciones? Considero fundamental reflexionar y generar conciencia sobre el potencial destructivo del mal liderazgo. 

Hasta el día de hoy, muchas de las teorías sobre el liderazgo se han enfocado principalmente en los rasgos positivos del liderazgo, describiendo las competencias, valores y conductas esperadas. Muy pocos autores han estudiado el liderazgo destructivo y sus consecuencias. 

Taylor (2013) señala que el liderazgo inefectivo o destructivo, es considerado el ejercicio de la autoridad que limita el bienestar y las contribuciones de otras personas (p.2). Yo añadiría que también ocasiona daño psico-social además de sufrimiento, variables que están correlacionadas con el mal liderazgo debido a las implicaciones para millones de seres humanos que sufren y en ocasiones incluso sus derechos humanos son vulnerados por líderes destructivos. 

El liderazgo a través del miedo, la autoridad absolutista y la esclavitud, son las raíces históricas del liderazgo destructivo. Desafortunadamente en el Siglo XXI muchos de estos mecanismos siguen presentes en el sistema de creencias de los malos líderes. 

Al contrastar el liderazgo transformador con el mal liderazgo, es claro que uno es la antítesis del otro. El mal líder es coercitivo, amenaza, maltrata y castiga constantemente para producir resultados por la fuerza y tomar ventaja de quienes son sometidos. 

Los seguidores también son responsables del mal liderazgo al no manifestar el desacuerdo y cuestionarlo, en lugar de soportar las conductas destructivas de forma recurrente. El ‘status quo’ se mantiene a partir del balance de pesos y contrapesos, las creencias y patrones que mantienen la situación que prevalece. 

Los efectos del mal liderazgo

Las pérdidas financieras derivadas del mal liderazgo son incuantificables. Se pierden millones de dólares por los malos líderes que roban o tienen prácticas corruptas en las organizaciones y gobiernos. ¿Cuánto nos están costando en las organizaciones o en las instituciones públicas de varios países mantener a los líderes destructivos? 

Por otra parte, también la rotación de personal está íntimamente relacionada con el mal liderazgo. La Universidad de Westminster confirmó la creencia de que la gente renuncia a los jefes más que a las organizaciones. Higginbottom (2015) concluyó que el 42% de los 1,374 encuestados habían dejado su trabajo a causa de un mal líder. Hay una correlación directa con la pérdida del talento que pone a las organizaciones en riesgo. 

Estamos en una crisis de liderazgo a nivel global y no hay suficiente conciencia sobre ello.
 
Características de los malos líderes 

Khoo & Burch (2008) han mencionado que entre los rasgos del liderazgo destructivo se encuentran el narcisismo, el hecho de mostrar una personalidad pasivo-agresiva, obsesivo-compulsiva, anti-social, paranoide, esquizoide e histriónica (citado por Jackson & Parry, 2011, p.39). Mi visión del tema es que además involucran prácticas corruptas, abusivas, discriminación, acoso y falta de madurez emocional. 

En mi experiencia, dentro de las características más comunes de los malos líderes están la falta de conciencia de sí mismo, baja empatía, un enfoque excesivo en los resultados y en las ganancias económicas a expensas de la gente y actitudes que demuestran una falta de valores. 

Considero que el origen del liderazgo destructivo es resultado de una serie de causas históricas, culturales y psico-sociales, que no justifican la falta de conciencia o la posibilidad de generar un cambio sustancial. La historia ya nos ha dado varios ejemplos de las consecuencias derivadas de malos líderes, y en el pasado más reciente fue nuevamente evidente con el escándalo de los Panamá Papers. 

¿Qué otra prueba necesitamos para tomar la responsabilidad y generar un cambio de fondo? No es una situación fácil de resolver, pero no por ello deberíamos dejar a la suerte o a la adversidad, que motiven una situación para despertar la conciencia, todos los que somos líderes y/o seguidores, podemos generar un cambio, y primero preguntarnos ¿seré yo un ejemplo de mal liderazgo? ¿estoy contribuyendo para que en mi organización se mantenga un liderazgo destructivo? 

Referencias

Higginbottom, K. (2015). Bad bosses at the heart of employee turnover. In Forbes. Retrieved April 16, 2016 from http://www.forbes.com/sites/...

Jackson, B., & Parry, K. (2011). A very short, fairly interesting and reasonably cheap book about studying leadership (2nd ed.). London, UK: Sage. Slavery. (n.d.). In historyworld.net. Retrieved April 16, 2016, from http://www.historyworld.net/wrldhis/...

Taylor, M. (2013). Leadership Worldviews and Orientations. Unpublished Occasional Paper. Royal Roads University. PDF. Retrieved from: http://moodle.royalroads.ca/moodle/pluginfile.php/...


Suscríbete






Comentarios: