¿Se puede ser feliz con el mismo sueldo?

Administrator
¿Se puede ser feliz con el mismo sueldo?
¿Se puede ser feliz con el mismo sueldo?

¿Se puede ser feliz con el mismo sueldo?

460 Visitas


En una reciente encuesta realizada en los Estados Unidos, se preguntó a la gente que especificara el factor que más mejoraría su calidad de vida, y la respuesta más frecuente fue “más dinero.”
“Picasso decía que quería tener bastante dinero para vivir tranquilo como los pobres. Y no le faltaba razón”.
 
Una forma de autoengañarse es decir que nosotros compramos para nosotros mismos, nos convencemos de que lo compramos porque lo necesitamos, cuando la verdadera causa a menudo es impresionar al resto. En cualquier caso, la satisfacción y la insatisfacción siempre se obtienen al momento del incremento o decremento del estatus, después se diluyen. Es decir, el aumento de sueldo alegra el primer día, si te sacas la lotería igual, a los cuatro días te has acostumbrado a tus nuevos millones y ya envidias a tus nuevos vecinos que tienen más…Incluso puedes llegar a sentirte más pobre que antes de la lotería. 

Pero, ¿Cuánto necesita uno para ser feliz? Según un estudio realizado por Rakesh Sarin y Manel Baucells de UCLA e IESE, la cifra son US$ 12,000 anuales. Esa cantidad cubriría todas nuestras necesidades básicas, lo demás es adaptativo. A partir de un nivel de renta determinado, la felicidad no aumenta significativamente por mucho que lo hagan los ingresos. 

Hoy nos adaptamos rápidamente a un cierto nivel de estándar (nuestro departamento, auto, vacaciones, restaurantes) y no nos sentiremos mejor que el de hace sesenta años cuando paseaba en bicicleta y escuchaba una vieja radio. 

Sí, el poder adquisitivo influye en la felicidad de una persona, pero hasta cierto punto. Ni que decir que algunas personas con dinero se torturan comparándose con otras personas aún más ricas que ellas y viven frustradas. 

El dinero efectivamente da felicidad, porque con el dinero tienes más control, acceso a cosas que antes no tenías y más capacidad de decisión. Pero se comete un error de cálculo: se piensa que va a dar más de lo que da. Y esto lo cometemos cuando creemos que el dinero nos va a dar 10 de felicidad y a lo mucho, nos da un cinco. Es decir, no es un tema de cantidad, sino de expectativas. 

Hay que educar a la gente en los colegios y en las familias a que se comparen en determinados valores como "mira ése qué buenas notas saca, a ver si tú también haces como él", y que eviten otras, como "mira a ése que se ha comprado un auto mejor". Si nos comparamos en valores, lo del auto caerá como consecuencia de ser un mejor estudiante, y luego un mejor profesional y, como consecuencia de ello, bien recompensado. 

El problema está en sobreestimar la satisfacción que nos pueden dar los bienes y por consiguiente asignar un porcentaje del tiempo superior al debido para conseguirlos. ¿Qué podemos hacer al respecto? Ya lo dice Baucells en una de sus conclusiones: “Vale la pena preguntarse si uno se siente feliz habiendo tenido que trabajar 4 horas más de lo normal cada día para vivir en un departamento más lujoso en una zona donde sigue habiendo gente más rica que uno, pero a costa de haber perdido horas valiosísimas de disfrutar con la familia, con los amigos. Quizá hubiera sido más inteligente pensar si nos interesaba entrar en esta batalla o no.” 

Nos podemos acostumbrar a todo. Daniel Gilbert, profesor de Harvard y autor de numerosos libros sobre la felicidad decía que “La buena noticia es que perder la vista no te haría tan desdichado como piensas. La mala noticia es que ganarte la lotería tampoco te haría tan feliz como imaginas” 

La pregunta del millón es ¿Qué nos hace ser felices? ¿El dinero, un departamento grande, un carro del año? ¿O tener la conciencia tranquila de saber que estamos haciendo lo que nos corresponde en ese momento?

Suscríbete






Comentarios: